Cuba y los aplausos que desconocen prioridades | Parentessis legal