El derecho al descanso y a la desconexión de los abogados | Parentessis legal