La transición agroecológica, lenta pero va | Parentessis legal