Los caprichos del Estado por garantizar la seguridad puìblica | Parentessis legal