No todo es subcontratación | Parentessis legal