Sobre el racismo a la inversa | Parentessis legal