Tintes totalitarios contra la objeción de conciencia | Parentessis legal